14 agosto, 2006

UN POCO DE COHERENCIA


Cuando me planteé abrir este blog, una de las cosas que dije que no haría es la de caer en la tentación de utilizar las declaraciones de los políticos para buscar argumentos en defensa de la familia. Ya se sabe que muchos de los miembros de esa casta no tienen el menor escrúpulo en decir cosas totalmente opuestas en función del público con el que cuenten en un determinado momento; y parece ser que esa es una práctica aceptada por la sociedad como parte de las reglas del juego de la “caza de votos”, ese que se practica en nuestra democracia cada cuatro años.

Sin embargo, cuando esas declaraciones de los políticos se realizan fuera de un periodo razonable encuadrado alrededor de una consulta electoral, lo que marcan es una tendencia, una forma de hacer política, una manera de cambiar las conciencias a base de repetir muchas veces una mentira para que al final se transforme en verdad.

Y eso es lo que ayer vi reflejado en el extracto de una entrevista realizada a José Bono, ex ministro de Defensa: “Zapatero es buena gente, es una persona especial: le dan hasta en el cielo de la boca y él pone la otra mejilla: es un laico con virtudes cristianas”.

No señor Bono, no. Ni Zapatero es buena gente, ni es una persona especial, ni pone la otra mejilla, y ni muchísimo menos es un laico con virtudes cristianas. No se confunda, el señor Rodríguez Zapatero no es nada de eso.

El señor Zapatero no es buena gente, ya que durante dos años y medio ha estado enfrentando a los españoles, aprobando leyes que van en contra del sentir de la gran mayoría de ellos, permitiendo -cuando no fomentando- que en la sociedad se generalice el insulto contra la Iglesia Católica y contra todos los que profesamos esa religión, apoyando manifestaciones del mal llamado “orgullo gay” en las que se desprecia y se humilla a todos los que no piensan así, haciendo que la mentira y la calumnia se implanten en la sociedad como una nueva forma de hundir al discrepante, ...

El señor Zapatero no es una persona especial. Es uno más de esos que tienen un odio visceral a lo que representa la historia, que reniegan de todas y cada una de las instituciones de las que se han estado aprovechando durante muchos años, que pretende tapar sus complejos legislando en contra de la mayoría y resucitando fantasmas del pasado que afortunadamente se superaron hace casi treinta años, ... Es una persona que, con esos planteamientos tan pobres, lo único que da es pena.

El señor Zapatero no pone la otra mejilla. Instalado en su prepotencia, la cual quiere disimular citando continuamente “su talante” pero sin dar la más mínima prueba del mismo, en treinta meses de gobierno ha sido incapaz de dar su brazo a torcer viendo que muchos millones de españoles le piden que cambie de rumbo en temas como la familia, la educación, el terrorismo, ...

El señor Zapatero no es un laico con virtudes cristianas. Dudo mucho de que en su forma de vida encajen cosas tales como la comprensión, la fortaleza, la generosidad, la humildad, la justicia, la laboriosidad, la lealtad, el respeto, la responsabilidad, la sencillez, la sinceridad, el orden, el patriotismo, la perseverancia, la prudencia, el pudor, la sobriedad, ..., por citar algunas de las virtudes cristianas. Es más, me atrevería a decir que sino de todas, de casi todas rehuye como si le produjeran urticaria. Y para eso no hace falta nada más que observar lo que ha hecho últimamente.

Todas esas cosas que usted ha dicho, señor Bono, no las es el Presidente del Gobierno. Sin embargo, el señor Zapatero sí que es una persona que ha hecho todo lo que está en su mano para ir en contra de la familia, y de todo aquello en lo que esta tenga su fundamento. El señor Zapatero ha creado el mal llamado “matrimonio homosexual”, ha sido el artífice del “divorcio exprés”, es el responsable último del incremento de los abortos en España con su política pro-abortista, es el que ha implantado una asignatura denominada “educación para la ciudadanía” que concede al estado poderes que sólo deberían residir en el seno de la familia, es el que está intentando por todos los medios crear una escuela en la que se castigue a una religión mientras que se premia a otras que no tienen la relevancia de la primera, es el que por medio de su ministro Solbes acaba de anunciar recortes en las ínfimas prestaciones que tiene del estado la familia numerosa, es el que a no mucho tardar tratará de implantar en España la eutanasia disfrazándola como un derecho de las personas a elegir su futuro, ...

Todo esto es Zapatero. Y no lo digo yo, sino las propias actuaciones de este señor. No se confunda señor Bono, y sobre todo no intente confundir a la gente de buena fe. Y, por supuesto, no intente usted cambiar el concepto de virtudes por el de valores, que tan bien ha amoldado a sus intereses de forma habitual.

1 Comments:

Anonymous Joaquín Gonzálvez said...

Me parece correcta la aclaracón que ha reaizado del Sr. Rodriguez Zapatero y que se podría decir otro tanto del Sr. Bono ya que es otra persona que confunde los terminos y quiere bajar tanto el listón del compromiso cristiano que para él, no existe y sin embargo le pediran cuentas.
Muchas gracias

3/9/06 00:48  

Publicar un comentario

<< Home