17 septiembre, 2006

¿QUÉ HA DICHO EL PAPA?


Pero ¿qué es lo que ha dicho el Santo Padre para que se hayan producido advertencias de países como Pakistán, Egipto, Yemen y Marruecos, amenazas e insultos por parte de líderes religiosos del Islam, protestas generalizadas del mundo islámico, ataques contra iglesias en Palestina, denuncias del lobby islamista en Europa y escándalo con aspavientos de la progresía europea? ¿Qué graves insultos ha proferido el Papa Benedicto XVI el martes pasado en la Universidad alemana de Ratisbona para que hoy, cuatro días después, se hayan producido cientos de manifestaciones “espontáneas” en varios países musulmanes en los que se pedía la muerte para el sacrílego y se invocaba la guerra santa (la “yihad”)?.

Pues lo que el Papa ha dicho, recordando una conversación entre el emperador bizantino Manuel II y un creyente persa, es que "Dios no se complace con la sangre, actuar contra la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma y no del cuerpo. Quien quiere llevar a alguno a la fe necesita hablar bien y razonar correctamente y no usar la violencia y a la amenaza", es decir, que utilizar el terrorismo para defender a Dios es contrario a Su voluntad y que el hecho de utilizar la violencia para propagar la fe va en contra de Dios y del hombre. Además apeló al entendimiento con el Islam moderado como contraposición con el islamismo radical.

Pero el problema no es lo que el Papa ha dicho sino que no le perdonan que sea el continuador de la “recristianización” de Europa, tarea esta empezada por su antecesor, el inolvidable Juan Pablo II. Y esa recristianización va en contra de dos poderosos lobbys: el islamismo radical y el progresismo anticristiano. Para los primeros, esa postura les impide avanzar en la conquista de Europa -durante tanto tiempo deseada-, mientras que para los segundos les frena la implantación en la sociedad del desprecio a lo sagrado, del cual han hecho bandera en los últimos tiempos.

Despreciar, insultar, difamar, denigrar, ultrajar, zaherir, ... y reírse de todo lo que representa la Iglesia Católica se ha convertido en una costumbre en Occidente, costumbre que muchos se han arrogado como un derecho por el cual pueden afirmar las mayores barbaridades (que María no fue virgen, que Jesús tuvo hijos, que se acostaba con María Magdalena, ...) sin que nadie haga nada y sin permitir, siquiera, que los cristianos podamos defendernos. Y esa es la supuesta tolerancia que los enemigos de la fe preconizan, que no es la que esperan los pueblos, "ya que tolerancia -dijo el Papa- significa respetar aquello que para otros es sagrado".

Ahora, la progresía mediática levanta su voz para exigir que el Santo Padre pida perdón, y es muy probable que esto suceda, ya que durante más de veinte siglos ha sido así, tal y como Jesucristo nos enseñó con su palabra y con su ejemplo. Porque la nuestra no es una religión de odio al que piensa diferente sino de amor al prójimo, no es una religión de venganza ante las afrentas sino de perdón por el daño sufrido. Y el Papa, nuestro Padre en la fe, el sucesor de Pedro y representante de Cristo en la tierra, es el máximo exponente de esas enseñanzas.

5 Comments:

Blogger estarjo said...

Y no olvidemos que la persecución de los cristianos de diversos ritos en paises árabes son atacados con bastante más frecuencia de la que los medios de comunicación trasmiten, solo hay que leer Zenit o Asia News para enterarse de que hay sacerdotes secuestrados, cristianos perseguidos e iglesias asaltadas en muchos paises, pero claro, parece que estas noticias no interesan salvo en estos momentos en los que encima se le puede echar la culpa al Papa

17/9/06 21:58  
Blogger Luis Fuertes said...

estarjo, gracias por tu comentario y por poner de manifiesto lo que está sucediendo con aquellos a los que seles ocurre dar testimonio de su fe en ambientes hostiles. Sólo nos queda rezar por ellos y pedirle a Dios que les de mucha fuerza para que no desfallezcan en su apostolado.

Por cierto, ¿cómo van los preparativos de la boda?

Saludos

17/9/06 22:06  
Anonymous Anónimo said...

Para saber lo que ha dicho el Papa hace falta molestarse en leer y pensar y, que quieres que te diga, a los occidentales en general nos resulta mas comodo leer titulares de periodico y luego opinar y hablar sin parar como si supieramos algo en funcion del editorial de nuestro periodico. La Fallaci sabia mucho de esto y por eso escocia lo que decia.

18/9/06 13:45  
Anonymous Anónimo said...

A ninguno de vosotros os vi en la concentración del viernes a las 17:00 horas, en Castellana 36, frente a la estatua de Juan Pablo II. También hay que mojarse.

23/9/06 23:57  
Blogger Luis Fuertes said...

Tienes razón usuario anónimo, yo el viernes no estuve en Castellana 36, pero puedes juzgar a nadie por un hecho puntual, sin conocer los motivos, y menos pensar que el testimonio se da sólo un día y a una hora. Te sorprendería saber lo que hizo mucha gente que no estuvo allí ese día y a esa hora.

24/9/06 11:08  

Publicar un comentario

<< Home