25 septiembre, 2006

TAMPOCO ESTA ES UNA FAMILIA


Nuevamente, una revista del “corazón”, de esas que regalan con la prensa del fin de semana, vuelve a dar muestras de lo que se está haciendo habitual en los últimos tiempos: confundir con el lenguaje los conceptos que hasta hace bien poco estaban claros. Nuevamente se vuelve a presentar en portada una “noticia” en la que dos divorciados acompañados por los dos hijos de la señora son “una familia feliz”. Y nuevamente -y tantas veces como sea necesario- desde esta modesta atalaya vamos a poner de manifiesto que por mucha felicidad que aparentemente exista, que por mucho cariño que destile el fotomontaje, que por muchos besos y arrumacos que aparezcan en el reportaje de las páginas de interior, esa NO ES UNA FAMILIA.

En esta ocasión, los protagonistas son la segunda ex de un famoso político, a Dios gracias ya retirado, junto con los dos hijos habidos en esa “unión temporal” y un supuesto famoso empresario sevillano (que por cierto también ha dejado ex), y la disculpa para considerar que se trata de una familia feliz, el reportaje fotográfico del interior de la revista en el que se observa con todo lujo de detalles como el empresario pasea con los niños, besa a los niños, coge de la mano a los niños, ...

Y digo yo que si ese es el criterio para dar rango de familia a un grupo de gente, entonces debemos empezar a preocuparnos, ya que cada vez que llevemos a nuestros hijos al cine con un grupo de amigos, podemos estar formando una familia feliz; o cuando organicemos una fiesta de cumpleaños; o cuando hagamos una excursión con otras personas y sus hijos; o cuando ... Y lo peor de todo es que en cualquiera de estas ocasiones alguien puede considerar que nosotros formamos cualquier tipo de “nuevas familias” que nuestros políticos han creado.

Lo seguirán intentando en tantas ocasiones como se les presente, continuarán tratando de pervertir el lenguaje, persistirán en su intención de corromper los conceptos de familia y matrimonio, nos acusarán de todo a los que nos opongamos a ello, pero no lograrán convencernos de que esas son “familias”.
En nuestra mano está defender la institución familiar y la unión matrimonial. Y no podemos dar por perdida la batalla dialéctica por la importancia que tiene, ya que sería el inicio de una claudicación ante todo lo demás.

2 Comments:

Anonymous Anibal said...

La mejor manera de cargarse la familia es que la familia sea todo ...es decir al final....nada.Estoy de acuerdo contigo, como casi siempre bbon!!!, en que no podemos permitir que se sigan manipulando las palabras por eso debe de quedar claro que la familia esta compuesta por un grupo de personas unidas por vinculos estables e indisolubles como la fraternidad, la filiación y la conyugalidad, cuya base es la union estable y comprometida de un hombre y una mujer, y no hay mas.

26/9/06 10:47  
Blogger Luis Fuertes said...

¡¡¡Y no hay menos!!!
Gracias por tu comentario. Saludos

26/9/06 11:07  

Publicar un comentario

<< Home