17 octubre, 2006

USO RESPONSABLE DE LA TELEVISIÓN


En la serie de artículos que comenzamos con el uso responsable de la tecnología nos faltaba por desarrollar la parte correspondiente a la televisión. Y quizá nos habíamos dejado en el tintero el apartado más esencial en cuanto a influencia en la educación, no solo de los hijos, sino de toda la familia. Aunque son muchos los estudios que existen abundando en este tema, los padres aún no nos damos cuenta de que la televisión tiene un poder extraordinario como «maestra», poder por otra parte que desaprobaríamos que tuviera el colegio por abordar competencias exclusivas de los padres. La televisión enseña a nuestros hijos, entre otras cosas, comportamientos agresivos, uso de drogas y sexo explícito, tanto en los informativos, como en las series, en los anuncios, y ni siquiera se escapan de esta mala influencia los programas infantiles. Y ante todo esto, los padres no estamos haciendo nada para evitarlo.

Que los niños son unos excelentes imitadores nadie lo pone en duda. Desde los primeros meses de vida son capaces de reproducir los gestos de los que están más cerca de ellos. Copiando a sus padres y a las personas más cercanas, que les enseñan como hacer las cosas, los niños aprenden a comer, a vestirse, a ser autónomos en su higiene, ..., y a tantas cosas más. Pero los niños, que no son especialmente selectivos en aquello que imitan, hacen de esto las bases del aprendizaje futuro; y esa actitud hacia la emulación se traslada a la gente que les rodea y, lógicamente hacia las personas que ven en la televisión o en el cine -con cierta frecuencia se oyen historias acerca de niños que terminan trágicamente, al imitar algún personaje que han visto en los medios de comunicación-, con el agravante de que todavía no saben distinguir la realidad de la ficción.

Según los últimos estudios de los expertos en el tema de la percepción infantil, antes de los 8 años, ningún chico puede diferenciar entre la realidad y la fantasía. Entre los 8 y los 14 años, no logran hacerlo en temas relacionados con el sexo y las drogas; y no es hasta el periodo situado entre los 15 y los 17 años cuando comprenden que todo es fantasía y entretenimiento.

Hasta esas edades es vital que los padres estemos volcados en la educación de nuestros hijos, a pesar de la falta de tiempo, los problemas y las preocupaciones, pero es mucho más importante aún que les demos el mejor ejemplo y seamos el modelo que ellos quieran copiar.

Etiquetas: , , ,

6 Comments:

Blogger cambiaelmundo said...

El otro día leía a una guionista -o productora, o algo así- de una de esas series escolares que hay en pantalla, que su función "no era educar a los jóvenes". Es el tipo de personas con la que nos estamos jugando el cocido.
Por lo menos esta era sincera.

19/10/06 16:25  
Blogger Cristian said...

Definitivamente la tv idiotiza... igual que la internet... ups!... Bendiciones.

20/10/06 04:37  
Blogger Yiya said...

me sirvio para una tarea (x

11/12/06 09:10  
Blogger Yiya said...

me sirvio para una tarea (x

11/12/06 09:10  
Blogger Family Guy said...

Quiero saber si me podrías proporcionar esa nota a la que haces referencia de Fomento de Centros de Enseñanza. Me llamó mucho la atención, y acá en México, en particular en la escuela en que trabajo me podría ser de mucha utilidad. En especial lo del teléfono móvil.
Saludos

12/3/07 02:01  
Blogger Luis Fuertes said...

FAMILY GUY

Se trata de un tríptico editado por Fomento, sólo veo la manera de hacertelo llegar si lo escaneo y te lo paso a una dirección de correo electrónico que me facilites.

Saludos

16/3/07 00:20  

Publicar un comentario

<< Home