29 diciembre, 2006

ESPERANZA DE VIDA

En los tiempos que corren en nuestra España querida soy de los que piensan que cualquier noticia publicada, aunque sea en un periódico de cierta solvencia profesional, debe ser puesta en cuarentena. Se que por esta “declaración de principios” habrá gente que diga que soy un alarmista o que sólo busco casos extremos para comentar, pero es que a la vista del artículo publicado hace unos días en un periódico nacional (Tener muchos hijos reduce la esperanza de vida de los padres) no me resisto a dar mi opinión, pues sólo faltaba ya que se dieran argumentos amañados para reducir aún más la tasa de natalidad de los países más avanzados.

Para empezar, un título con una afirmación tan categórica y contundente sólo se puede corresponder con un minucioso estudio de investigación, que haya seguido de forma escrupulosa las normas más estrictas del análisis estadístico. ¡Pues no!, nada más lejos de la realidad. Se trata de un trabajo basado en “el análisis de más de 21.000 parejas reproductoras de la era preindustrial residentes en el estado de Utah y que contrajeron matrimonio entre 1860 y 1895”. Parece ser que los pseudo-científicos austriacos y estadounidenses que han realizado tamaña proeza del análisis no disponían de una muestra más actual, ni más heterogénea, ni más parecida en las circunstancias a la sociedad actual, para llegar a sus absurdas conclusiones. Da la impresión de que se quieren hacer extrapolables a día de hoy los resultados obtenidos en un periodo de tiempo de, nada más y nada menos que 35 años, el cual tuvo lugar hace ¡¡¡más de un siglo!!!. Y se deduce de la información que para los “investigadores” las condiciones de vida en el estado de Utah para las “parejas reproductoras” que vivían allí en la “era preindustrial” son las mismas que las que tenemos en la actualidad. ¿Alguien entiende algo?

Pero no menos importantes son las conclusiones a las que llegan los “investigadores” en la noticia que por su contenido merecía haberse publicado el como inocentada de cualquier periódico. Con las premisas anteriores se atreven a decir, entre otras cosas, que “aquellos que tenían más hijos presentaban una menor esperanza de vida”, que “cuando un progenitor fallecía, lo hacía en detrimento de su descendencia”, que “cuanto mayor era la familia, más papeletas tenían los padres para morir prematuramente, especialmente cuando los hijos fueron tardíos”, o que “cuanta mayor era la edad a la que se tenían, menor era la esperanza de vida”. En fin, creo que sobra cualquier comentario.

Y yo me pregunto ¿en qué clase de mundo vivimos en el que vale todo para formar la opinión de la gente?. Y ese todo está orientado siempre a cambiar las normas morales por las cuales la sociedad se ha regido hasta la fecha y con las que ha conseguido evolucionar hasta las cotas de bienestar que hoy se disfrutan.

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger Alemama said...

Feliz año a un campeón de la familia, una de mis debilidades, junto con la defensa de la VIDA.

Que este año sea fructuoso.
No cejes.

3/1/07 03:14  
Blogger Luis Fuertes said...

ALEMAMA

Gracias por tu felicitación y por el piropo. No cejaré, y con la ayuda de Dios pelearemos juntos por la VIDA y por la FAMILIA.

Feliz año también para tí. Te visitaré con más calma.

3/1/07 16:21  
Anonymous Anónimo said...

Es que siempre estamos con lo mismo. A esos "científicos"... ¿nadie puede ir a pegarles una patada en el culo? Y al editor del diario: ¿no se le podría enviar a repartir La Farola en Chueca?

4/1/07 13:43  

Publicar un comentario

<< Home