13 abril, 2007

PROYECTO LIFE LINCE


Llevamos una larga temporada recibiendo casi a diario noticias -tanto en prensa, como en radio y en televisión- sobre los esfuerzos que, desde hace varios años, están realizando diferentes administraciones públicas españolas y europeas en la recuperación del lince ibérico, el felino más amenazado del mundo. Estos esfuerzos se han materializado en el Proyecto LIFE_lince, de "Recuperación de las poblaciones de Lince Ibérico (Lynx pardinus) en Andalucía" que fue aprobado el 2 de julio de 2002 por la Comisión Europea, con un periodo de validez de 4 años y una inversión total de 9.285.000 euros. Y como consecuencia del mismo se ha conseguido que en 2005 y 2006 nacieran en cautividad tres y seis cachorros en uno y tres partos, respectivamente, de los que finalmente han logrado sobrevivir seis ejemplares. Esto significa que, en el plazo de vigencia del Proyecto, cada uno de los cachorros nacidos en cautividad ha costado la friolera de 1.547.500 euros (si, han leído bien, más de millón y medio de euros por cabeza).

El 12 de febrero pasado, escribía en
un artículo que la Fundación Vida había conseguido en 2006 evitar 322 abortos con un presupuesto muy pequeño y mediante el apoyo de empresas, instituciones privadas y donativos de particulares. No me llego a imaginar cuantas vidas podrían salvar al año, cuantos psicólogos podrían contratar, cuantos puestos de trabajo nuevos para esas madres podrían crear, cuantos pisos de acogida podrían sumarse a los que ya existen o cuantas plazas de guardería se podrían ofrecer para cuando nacieran esos niños si contaran con un presupuesto como el del “Proyecto LIFE lince”.

Decía en una ocasión Ernest Hemingway que "la mayor parte de los defensores a ultranza de los derechos de los animales son capaces de hacer el mayor daño al ser humano". Y los hechos le han dado la razón, aunque en este caso no sea por acción, sino por omisión. Seguro que pasarán a la historia por la gran proeza de haber salvado una especie en peligro de extinción, pero sobre sus conciencias caerá el peso de haberlo logrado con fondos necesarios para salvar vidas humanas.

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Anonymous Jorge Slayer said...

Soy amante de los animales, pero ante todo católico y tienes toda la razón del mundo.

Lo que pasa es que anteponer los intereses económicos a salvar vidas, es algo usual en el ser humano.

Animales sí, pero primero está el hambre en el mundo, los asesinatos-abortos, etc.

Si quieres que intercambiemos enlaces en nuestros blogs, sólo tienes que decírmelo.

13/4/07 17:39  
Blogger Cristian said...

Luis:
Esas contrariedades se ven en todos lados, acá también seguro que si se hacen campañas para salvar animales, tendrían más recursos que para salvar a los seres humanos. Bendiciones.

15/4/07 06:10  

Publicar un comentario

<< Home