17 enero, 2007

¿EN QUÉ QUEDAMOS?


Lo bueno que tiene esto de los amigos es que cuando tienes algún problema, ahí están ellos para sacarte del apuro. Y a veces, como en esta ocasión, ¡lo hacen sin querer!. Me explico. Llevaba varios días tratando de casar un post con la
idea que ha tenido nuestro ministro de Asuntos Exteriores para desarrollar las prioridades de la presidencia española de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), y la solución la he encontrado en el Blog de mi querido amigo Aníbal Cuevas Ser_audaces, en un post titulado "Una_madre_buena". En él se muestra cómo la Iglesia Católica ha sido y es el centro de la gran mayoría de ataques y campañas de desprestigio. Y en vez de transmitir odio por esa persecución -que se viene sucediendo desde el primer siglo de nuestra era- nos educa a los cristianos en el perdón a los demás.

Como contraposición, nos salta el señor Moratinos con que “volcará todos sus esfuerzos (...) en combatir «la intolerancia contra los musulmanes»”. Que yo sepa, querido ministro, no hay ninguna persecución en el mundo hacia los musulmanes. Si así fuera, los medios de comunicación afectos a la izquierda -la inmensa mayoría en el mundo civilizado- ya habrían orquestado una campaña mediática para ponerlo de manifiesto. Sin embargo, estoy completamente seguro de que, al menos,
250 millones de cristianos serán perseguidos en 2007 por profesar su fe y que esa persecución será especialmente virulenta en los países islámicos, en los que se puede castigar la osadía de “discrepar en asuntos religiosos” con secuestros, conversiones forzadas, encarcelamientos, torturas, violaciones y hasta ejecuciones. Podríamos citar cientos de casos del inmediato pasado en los cuales se muestra la intolerancia del mundo musulmán hacia la civilización occidental representada por el cristianismo, algunos tan relevantes como el asesinato del cineasta Theo van Gogh, la persecución a la diputada holandesa Ayaan Hirsi Ali, las amenazas e insultos al Papa por su discurso en pro de la libertad y la tolerancia religiosa, las reacciones ante las viñetas de Mahoma publicadas en Dinamarca, ..., y otros muchos que no trascienden por la falta de relevancia de los inesperados protagonistas.

Una vez más, asistimos a una muestra de la distorsión de la realidad y del lenguaje practicada por uno de nuestros gobernantes. Y el objetivo no es hacer algo a favor del mundo musulmán, sino en contra ... ¡como no!, del mundo cristiano. Lo peor de todo es que esta campaña se orquesta bajo el amparo de una supuesta independencia religiosa. Y, como mucha gente, yo me pregunto ... ¿en qué quedamos? ¿somos o no somos un estado laicista?

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger Miblog. Ángel said...

Hace años dos amigos estaban enzarzados en una discusión, dicho suavemente, y uno le dijo al otro: "somos hermanos pero no primos", vamos que le estaba diciendo que no le tomara mucho el pelo. Somo más que ellos, nos manifestamos más que ellos, y no nos quieren hacer caso. Lo importante es no bajar la guardia y estar siempre alerta para que en el momento crucial, que lo habrá, estemos preparados. Hacer, hacer hacer y dar que hacer; tenemos que seguir moviéndonos para seguir haciendo ruido.

17/1/07 16:48  
Anonymous Rodríguez said...

Somos un Estado Demagógico!

21/1/07 23:42  
Blogger Das Gretchen said...

Es que también nos "dejamos hacer" ¿no? No me refiero a montar grescas, sino a dar la batalla donde sería bueno y necesario. Me he dado cuenta de que la generación anterior a la mía fue educada en el silencio. Pero no creo que ignorar ataques conscientes o inconscientes sea más cristiano que explicar errores. Tal vez... ¿de ahí esa "seguridad" en algunos y la gran falta de formación y seguridad en otros? Bueno, no sé, es el ambiente que en general respiré yo. Yo no callo, la verdad, ya no (bueno, mi marido dice que no lo haría ni bajo el agua jeje, pero eso es en otro sentido), cuando veo que algo sucede que no debería suceder, intento ponerle remedio. Aunque a veces me equivoco. Pero claro, hay que hacerlo "a las buenas", pero hacerlo... De tanto tragar... ¿al final nos tragan?
Complicado. La pregunta que a mí me interesa es: ¿cómo es posible que España se haya convertido en lo que hoy es?

24/1/07 01:08  
Blogger Luis Fuertes said...

MIBLOG. DE ÁNGEL

Así es, tenemos que seguir moviéndonos para seguir haciendo ruido, pero debemos hacerlo "Duc in altum", porque en la orilla ya está la gente que piensa como nosotros.
Gracias por tu comentario. Saludos.

29/1/07 00:15  
Blogger Luis Fuertes said...

RODRIGUEZ

Dentro de poco, si siguen las cosas por estos derroteros, sólo podremos decir que "somos lo que queda de un Estado Demagógico.

Con CAMBIAELMUNDO y con algunos más estamos pensando en hacer una revolución que nos devuelva al estado en el que las cosas debieran estar. ¿Te apuntas?

29/1/07 00:17  
Blogger Luis Fuertes said...

DAS GRETCHEN

La respuesta a tu pregunta es muy sencilla. Cuando a uno sólo le preocupa el qué dirán, cuando acepta que le impongan el relativismo, cuando no lucha por denunciar la permisividad moral, cuando se calla en vez de plantar cara para que no le llamen fascista y cuando piensa que es mejor que otros se enfrenten porque él ya hace demasiado, se está plegando a las exigencias de los "reyezuelos de taifas" que juegan a ser dioses porque tienen el poder mediático o el económico (conseguidos ambos de manernada clara). En España hemos estado contemporizando mucho tiempo con aquellos que actúan sólo a favor de sus intereses y eso es lo que hemos conseguido: que nuestro país se haya convertido en el paraiso de la mediocridad.
Saludos

29/1/07 00:24  

Publicar un comentario

<< Home